adm fincas

Administrador de fincas: definición, funciones y tareas.

Un administrador de fincas es un profesional que se encarga de gestionar, a petición de los propietarios de fincas rústicas o urbanas, o por decisión de una junta de propietarios, los asuntos financieros, legales y técnicos necesarios para el mantenimiento y gestión económica de las mismas.

Esta profesión es de libre ejercicio en toda España, si bien existen agrupaciones (Colegios y Asociaciones) que intentan regular el servicio que se presta a los ciudadanos y otorga diferentes herramientas y beneficios a sus miembros.

 

¿Por qué es recomendable un administrador de fincas?

 

Aunque  según el artículo 13 de la Ley de Propiedad Horizontal 49/1960 – modificada por la Ley 8/1999-  no obliga a la contratación de un Administrador de Fincas,  lo cierto es que tener a una persona ajena a la comunidad de vecinos sea la encargada y responsable de la gestión y administración de las tareas de la finca, así como, de mediar en las inevitables diferencias que puedan surgir entre los vecinos, suele ser una buena idea.

 

Funciones del Administrador de Fincas de propiedad

 

Corresponde al administrador además de las que se puedan establecer por vía contractual y según el artículo 20 de la Ley de propiedad horizontal:
  • – Velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares
  • – Preparar con la debida antelación y someter a la junta el plan de gastos previsibles, proponiendo los medios necesarios para hacer frente a los mismos.
  • – Atender a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al presidente o, en su caso, a los propietarios.
  • – Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.
  • – Actuar, en su caso, como secretario de la junta y custodiar a disposición de los titulares la documentación de la comunidad.
  • – Llevar a cabo, todas las demás atribuciones que se confieran por la Junta.
  • – Mediador entre la comunidad y el propietario, entre los mismos propietarios, entre la comunidad y las Administraciones Públicas.
  • – Custodiar la documentación del arrendador o comunidad
  • – Asesorar a la comunidad.
  • – Controlar los proveedores.
  • – Dar cuenta de siniestros a las compañías de seguros.
  • – Expedir certificados de deuda o corriente de pago para una correcta reclamación judicial o transacción inmobiliaria.
  • – Establecer criterios contables e información clara y precisa, realiza las liquidaciones para su aprobación, actualiza las rentas, repercute las obras, se ocupa de los cobros de los recibos a inquilinos o propietarios, repercutiendo los consumos individuales susceptibles de individualización, de morosos, deudores. De los pagos a proveedores, nóminas, acreedores, etc.

 

Funciones del Administrador de Fincas arrendadas

En el caso de la administración de fincas arrendadas, el administrado debe ocuparse principalmente de:

– Selección del arrendatario, constitución de la fianza, redacción y firma del contrato.
– Obtención de la cédula de habitabilidad.
– Cobro de la renta y actualización de la misma.
– Repercusiones, pago de los gastos e impuestos, incluido el IVA, aplicación de retenciones sobre el IRPF.
– Gestionar el traspaso de locales comerciales.
– Atender las obras de reparación y mejora. Además de las obligaciones derivadas de las relaciones laborales con empleados del inmueble.
– Liquidación al propietario.
– Gestión sobre los morosos.
– Asesoramiento sobre cualquier cuestión o incidencia en el arrendamiento.

 

Control y otras obligaciones del administrador de fincas

 

Cuando el administrador de una finca actúa como Secretario de la Comunidad, que es casi en todos los casos, de acuerdo con el Presidente debe convocar la Junta, asistir a la reunión, que normalmente dirige, redactar el acta y practicar las notificaciones que procedan.

Por último, en el asesoramiento global a la comunidad, debe cumplimentar todas las obligaciones que incumben al inmueble, así como informar y cuando proceda tramitar la solicitud de ayudas o subvenciones a las que pueda tener derecho el edificio en los casos de rehabilitación o de obras de reparación protegidas.

Al margen de estas garantías, los Colegios ejercen su actividad disciplinaria cuando la actuación de sus profesionales se aparta de las normas profesionales o deontológicas.

 

Remuneración

 

El Administrador cobrará unos honorarios por los servicios que preste a la Comunidad de Propietarios, estos honorarios variarán dependiendo de los servicios que preste. No existen unas tarifas fijas. Los honorarios serán revisados el día 1 de enero de cada año en función del cierre del IPC a fecha 31 de diciembre del año anterior.

 

Fuentes:

es.wikipedia.org

apaf.es

api.cat