Como actuar si los vecinos de la comunidad no pagan la cuota

Como actuar si los vecinos de la comunidad no pagan la cuota

Lo que un vecino no paga lo tienen que pagar los demás.

El impago de recibos por parte del propietario de una vivienda causa trastornos al resto de la comunidad. Lo que uno no paga, lo tienen que pagar los demás. El agua, la luz, las eventuales obras de reforma de un edificio deben ser abonadas por todos los dueños de las casas que componen el edificio. Si uno no paga su parte, el resto debe desembolsar más para cumplir las obligaciones con las empresas proveedoras.

Es importante distinguir entre propietarios e inquilinos. Si vives en una casa alquilada y el dueño tiene deudas con la comunidad, tú no debes hacerte cargo de nada. Es el arrendador el que tiene la obligación de pagar.

  Un impago, muchos motivos: ¿falta de recursos o deuda provocada?

Los impagos pueden ser puntuales o habituales. Dependiendo de su permanencia en el tiempo y de los motivos que la causan es conveniente actuar de una forma u otra. En general, hay cuatro tipos de impagos.

Impagos puntuales: son las devoluciones provocadas por falta de saldo en la cuenta, errores de domiciliación, etc. Solución: enviar una carta o llamar al vecino.

Impagos por disconformidad: cuando el propietario no está de acuerdo con alguno de los puntos aprobados por la comunidad. Solución: hablar con el vecino y explicarle la obligación de pagar.

Impagos por imposibilidad puntual de pago: se producen cuando un propietario no tiene condiciones económicas de abonar los recibos. Solución: hablar con él, comprobar si existe voluntad de pago y acordar una fórmula de pago que sea viable para él. Después, deberá ser aprobada por la Junta de Gobierno o Junta General de propietarios.

Impagos crónicos: el propietario no quiere pagar y prolonga su deuda en el tiempo. Muy común en procedimientos de divorcio o cuando un inversor espera hasta vender el inmueble para pagar las cuotas. También se producen en casos de fallecimiento en los que los herederos no llegan a un acuerdo de pago o simplemente no hay herederos. Solución: acudir a la vía amistosa y si no funciona, interponer una demanda judicial.

 

Tags: administración, fincas, viviendas, comunidad, deuda, reunión, presidente.

Fincay Solutions.

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page